Grisilvi Rodriguez

Vi a la Dr. Ann por primera vez etiquetada en algún post, en alguna cuenta de Instagram que ahora no recuerdo. Me encontraba en un momento muy difícil de mi vida y había intentado con otros Doctores que no lograba enganchar. Por alguna mágica razón sentí que debía conocerla y le escribí al número de su perfil. Para mi sorpresa contestó ella misma y en ese momento me dije “esta es la mía” porque sabia que había un ser humano primero, con un Don que luego se hizo profesional. Que no había burocracia y que era accesible. Para mi el Psiquiatra debe ser tan accesible como el pediatra o el Ginecólogo cuando estas embarazada.
Cuando llego a mi primera consulta lo primero que hizo fue darme un abrazo y en ese momento pensé “y esta jeva? Ay no!! No vuelvo”
Cuando salí de la consulta, ya había superado lo del abrazo porque en tan solo 40 minutos ya ella era parte de mi.
En la primera consulta fué como verme con esa amiga que te escucha, no te juzga, pero lo mejor, te ayuda a buscar una solución sensata y acertada.
Te da esa miradita de cuando mami no aprueba algo cuando ella no está de acuerdo pero te deja ser.
Algunos no queremos estar medicados y eso ella lo entiende, sabe como llevarte en el proceso y como en mi caso, que quizás no pueda ser el de todos, te deja saber que ese acompañamiento no es eterno.
A veces pienso que soy su peor paciente y que no me volverá a recibir, de hecho me ha amenazo con eso. Pero sé que siempre está ahí para mi, a todas horas y por cualquier vía o medio.
Supongo que tener una Psiquiatra y una Psicóloga en el mismo cuerpo ha sido la mejor combinación para tratar temas químicos que uno no controla pero que al mismo tiempo tenemos temas conductuales.
La he recomendado un montón de veces y todos quedan encantados. Eso si!! A todos les digo, no te asustes pero ella abraza a uno 🙈

Ya no sé si llamarla mi Psiquiatra, mi Psicóloga, mi Coach o mi amiga.

Te quiero!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *